Escrito por Tendenzias

Diego Forlán, con muchas novias

El uruguayo Diego Forlán se ha ganado por méritos propios el ser uno de los futbolistas que más guerra van a dar mucho verano, sin tener en cuenta a las superestrellas Kaká, Ribery, Cristiano Ronaldo y demás.

200px-Diego_Forlán

Y es que el uruguayo tiene mucha parte del mérito de que el Atlético de Madrid esté el año que viene entre los mejores de Europa, otra vez, ya que con sus 32 goles (que le ha valido su segunda Bota de Oro de la UEFA, premio al mejor goleador del continente) ha sido el mejor jugador del conjunto rojiblanco.

Ahora bien, ¿pasa su futuro por seguir en el club colchonero? Todo parece indicar que no, pero eso lo decidirán, sin ánimo de ofender a los atléticos, del Real Madrid y el FC Barcelona, que parecen los dos equipos que podrían estar interesados en él.

De todos es sabido que el Real Madrid busca reestructurar su plantilla y que a Florentino Pérez le gustan más los delanteros que a un tonto los lápices, así que es probable que vaya a por el mejor delantero (o al menos el más goleador) que ha habido esta temporada. A sus 30 años ha conseguido endosar 32 tantos en las porterías de la Liga BBVA y a conseguido la Bota de Oro por segunda vez. La primera fue en el Villarreal, equipo al que ha impedido, con sus goles, acceder de nuevo a la Champions League.

Además, Diego Forlán tiene una experiencia envidiable en grandes equipos, porque a los ya sumados Atlético de Madrid y Villarreal, hay que recordar que estuvo en el Manchester United, aunque allí su tarea goleadora no fue tan sublime como en España.

El jugador ha reiterado que se quiere quedar en el Atlético de Madrid, pero eso tampoco quiere decir mucho, pues no todos los jugadores van a ser como el defensa Pablo que firmó con un hipotético presidente que perdió las elecciones y ahora poca gente le quiere en la casa rojiblanca.

Mientras, el FC Barcelona podría tratar su fichaje para buscarle una salida al camerunés Eto’o, que con 31 goles parece que el equipo no le quiere, y es que buena pieza tiene que ser en el vestuario.