Escrito por Tendenzias

Bendito GP de Brasil de Fórmula 1

kimi.jpg

Finalmente, ayer pasó lo que apenas nadie había pensado. Bien cierto es, que, como sabíamos, lo sucedido no era sino una opción más; pero, sin duda alguna, ocurrió lo que menos se esperaba.

Porque, tal y como pudimos seguir en riguroso directo, y tras una carrera -todo hay que decirlo- de auténtico infarto, Kimi Raikkonen consiguió hacerse con el Campeonato del Mundo de Fórmula 1, tras quedar primero en el GP de Brasil. (Ver hoteles en Rio de Janeiro)

Muchos expertos decían que la clave de la carrera estaba tanto en la salida como en la primera curva. Y, precisamente, eso fue lo que sucedió: pues, si bien Hamilton salía segundo, el piloto finlandés consiguió arrebatarle la posición, y lo que fue aún mejor, el español Fernando Alonso sacó toda su furia acumulada, echándole casi fuera de la pista, al demostrarle, realmente, quién era o no un verdadero piloto.

Porque un campeonato debe ganarse en la pista y no en los despachos, y, precisamente, fue ahí donde Hamilton ha fallado en las últimas carreras. No en vano, McLaren ha hecho un ridículo espantoso; el cual, sinceramente se ha merecido, ya no sólo por las jugarretas hechas al piloto español, sino por la arrogancia del propio Ron Dennis, y la actitud falaz del ya bautizado “papi Hamilton”.

Y es que, a pesar de que muchos hubieran querido la victoria del piloto español, después de una temporada sinceramente terrible, ha pasado, luego, lo mejor que pudo haber ocurrido: la victoria de Raikkonen, y la inexistencia del piloto británico hasta en el podio.

alonso.jpg

No en vano, McLaren ha intentado ganar nuevamente fuera de las pistas lo que no ha conseguido en ellas de forma totalmente sucia, y ayer nos acostábamos con una noticia que francamente asustaba: la FIA investigaba los monoplazas de Kubica, Rosberg y Heidfeld (causalmente, aquellos que se encontraban delante del propio Hamilton); por lo cual, si los descalificaban, éste se haría con la victoria.

Pero, como se podría haber esperado (aunque no dejaría de haber sido tremendamente descarado), se confirmó la victoria de Kimi. Y, como se esperaba, McLaren ha apelado una decisión que, si bien no creemos que consiga nada, demuestra nuevamente la falta de deportividad de un equipo totalmente anti-deportivo.

si.jpg