Escrito por Tendenzias

Previa Grecia – España

Mañana por la noche, la Selección Española participa en un bolo veraniego, también llamado partido amistoso, de ésos que las federaciones correspondientes organizan de vez en cuando para llenar las arcas. Porque, interés, lo que se dice interés, a tres días del comienzo liguero, más bien poco.

Dice Aragonés que este partido le servirá para preparar los siguientes encuentros de clasificación de cara a la Eurocopa de final de temporada, si es que finalmente conseguimos la clasificación, claro está.

Dudo mucho que un partido contra Grecia, selección de un nivel muy inferior al de la Española (al menos a priori porque, en realidad, tenemos los mismos títulos… la pasada Eurocopa, ellos, aquélla tan lejana y en blanco y negro de hace mil millones de años, nosotros), fuera de casa, sea la mejor manera de preparar los compromisos trascendentales para dicha clasificación que debe afrontar el combinado nacional.

Un partido que, en sí, aporta muy poco, ya que parece evidente que, salvo lesiones o alineaciones extrañas de planetas, Aragonés tiene muy clara su lista de convocados.

Ni siquiera existe un interés por ver a la Selección cosa que, gracias a los resultados e imagen a los que nos tienen tristemente acostumbrados, difícilmente nos mantendrá en el mismo canal durante los 90 minutos sin echarle miradas desesperadas al mando a distancia, que nos rescate del tedio al que, a buen seguro, nos someterán ambos equipos.

O, lo mismo me equivoco y la Selección nos da una sorpresa. Claro que, dada la trayectoria de los últimos 40 años, mucha mala suerte sería que esa sorpresa vaya a caer mañana.