Escrito por

Cuéntame qué pasó

Ayer estrenaba la 1ª los nuevos episodios de la conocidísima y exitosa serie de TV “Cuéntame“. Tuvieron mala suerte, desde luego, porque coincidir el estreno con un partido de la selección española de basket, hoy día, es un fracaso seguro. Ya me gustaría contar con los datos del share ese o como le digan, porque la diferencia entre la Sexta a esa hora y la 1ª seguramente resultaría abrumadora, como la superioridad de España sobre todo el resto de los rivales.

 

En casa, absolutos forofos de los Alcántara, ni se les pasó por la cabeza cambiar de cadena. Anoche sólo existían Pau Gasol y compañía. Eso sí, es tal la capacidad de la selección que hasta pueden llegar a aburrir. Llegados a cierto punto del partido, la emoción de un resultado ajustado se pierde, pero eso sí, ganamos en tranquilidad y sobre todo en basket espectacular.

Intento recordar, y hace mucho, pero mucho, que no recuerdo tanta superioridad por parte de una selección de basket sobre las demás. Quizás aquella EE.UU. de Michael Jordan en Los Angeles 84.

Es difícil no caer en la euforia, pero es que hasta eso parece tenerlo controlado Pepu. Es un placer verlos antes de empezar el partido en el túnel de vestuarios saltando abrazados, gritando y riendo. Ellos no salen a trabajar como los “profesionales” del fútbol. Ellos salen a divertirse. A jugar, a reir y sobre todo, a ganar. Por encima de todo. Ellos no tienen sólo la calidad (que eso al menos se le presupone a los seleccionados de fútbol); ellos, además, tienen la garra y el coraje suficiente como para creerse campeones (eso sí que no se le presupone siquiera a los de fútbol, que salen al campo pensando que tienen el mismo nivel colectivo de juego que podría tener una selección de alcachofas en pantalones cortos).

Hablar del partido es decir más de lo mismo de los partidos anteriores, ante Rusia, ante Grecia o ante Israel. Simplemente, que son los mejores. Y cuando no es uno el que anota (anoche le tocó a Pau Gasol no dar una a derechas) siempre hay otro al quite (ayer el mejor fue Calderón). Pero el caso, es que el conjunto siempre funciona. Y verlos jugar en defensa, dar esa exhibición de garra y espíritu es algo que no se olvida. Como cuando ganando de 30 puntos aún presionaban en la propia cancha de Alemania, asfixiándola.

Sea como fuere, el resultado final lo dice todo: España 83 Alemania 55

Ah, sí, perdón, lo olvidaba… Nowitzki, el mejor jugador de la NBA de este año, jugó. Sí.

Anotadores:

Calderón (17) Rudy (12) Jiménez (3) Pau Gasol (10) Reyes (6) Cabezas (3) Navarro (12) S. Rodríguez (1) Berni (3) Marc Gasol (10) Mumbrú (2) y Garbajosa (7).

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos