Escrito por

Suecia 1958, la fase final

53 selecciones participaron en Suecia 1958, récord de todos los Mundiales. De ellos, 16 equipos quedarían encuadrados en cuatro grupos, del que se clasificarían los dos primeros. 12 equipos europeos y 4 americanos, disputaron aquella fase final con la novedad de Argentina que después de sus enfrentamientos con la Fifa volvía a disputar un Mundial desde 1934, y la Unión Soviética que lo hacía por primera vez.

Argentina, después de su éxito en los Juegos Sudamericanos de 1957, llegó con la vitola de ser uno de los favoritos, pero su prepotencia les llevó a no convocar a sus máximas figuras que jugaban fuera de su país. Ellos mismos pensaron que con los que jugaban en Argentina tenían suficiente. Sin embargo, ya en el primer partido, cayeron ante Alemania por 3-1. Si bien el segundo partido lo ganaron, la debacle les llegó en el tercer y definitivo encuentro donde cayeron derrotados por un contundente 6-1 ante Checoslovaquia. De aquel grupo 1 quedaron clasificados los alemanes y unos irlandeses que por motivos religiosos habían pedido no jugar ningún encuentro en domingo, lo que les fue denegado.

En el grupo cuarto, la otra gan favorita, Brasil también había tenido un comienzo similar al argetino, pues llegaron con la certeza de su superioridad. Sin embargo, en su primer encuentro no pudieron pasar de un empate a 0 con Inglaterra. Tras aquel partido, los veteranos del grupo se rebelaron contra su seleccionador y le exigieron la presencia en el equipo titular de 4 jovenes, Vavá, Djalma Santos, Pelé y Garrincha. Tras negarse a jugar los veteranos caso de que no jugaran estos 4, el seleccionador les hizo caso. Aquel partido, el que jugaron frente a URSS fue una auténtica exhibición de fútbol, y como el mismo seleccionador soviético llegó a decir “aquello no fue fútbol. Aquello debía tener otro nombre a su altura“. A partir de aquel encuentro con Pelé y Garrincha en el equipo, Brasil encadenó sus partidos con grandes y contundentes victorias.

En cuartos de final, la Francia de Kopa y Fontaine, a la postre máximo goleador del Mundial, y finalmente de toda la historia de los Mundiales con sus 13 goles, derrotó a Irlanda del Norte por 4-0. Suecia hizo lo propio con los soviéticos por 2-0 mientras que Alemania se deshizo de Yugoslavia y Brasil de Gales por 1-0 en ambos casos.

Llegaron así las semifinales y Brasil volvió a dar otra exhibición de fútbol metiéndole a la potente selección francesa un trmenedo 5-2 con Pelé de figura, mientras que Suecia, la anfitriona se deshizo de Alemania por 3-1.

La Historia quiso que Francia y Alemania volvieran a dirimir sus rencillas procedentes de la Segunda Guerra Mundial en un partido de fútbol. Curiosamente, los partidos que no tenían ninguna importancia, como éste, en el que ya sólo sej ugaban el tercer puesto, siempre jugaban los suplentes. Sin embargo, el seleccionador quiso jugar con los titulares ya que tenían delante a Alemania, y querían derrotarla. La prueba salió bien porque les vencieron por 6-3.

 Final Suecia 1958

Ya en la final, jugada el 29 de junio de 1958 en el estadio Rasuanda de Estocolmo, Brasil se encontró pronto con un marcador en ocntra ante el equipo anfitrión. Corrían sólo 3 minutos de juego cuando Suecia marcó su primer tanto. Sólo sería un espejismo porque aquella mágica noche Brasil consiguió, por un contundente 5-2, lo que llevaba años buscando: su primer Campeonato Mundial.