Escrito por Tendenzias

Severiano Ballesteros

Dos Masters de Augusta (1980 y 1983), tres British Open (1979,1984 y 1988), cinco campeonatos del Mundo Matchs Play (1981, 1982, 1984, 1985 y 1991), dos veces campeón de la Copa del Mundo (1976 y 1977), una Ryder Cup como capitán (1997) y 49 títulos en el Circuito Europeo, 9 títulos en el Circuito Americano y un total de 94 títulos a lo largo de su carrera. Señores, Severiano Ballesteros Sota se ha ido de este mundo a los 54 años de edad pero deja en el golf español y mundial un antes y un después.

seve_ballesteros

Es que durante años, Seve Ballesteros ha sido uno de los que marcaba el ritmo del golf en el planeta. Fueron 33 años recorriendo los mejores campos del mundo a un excelente nivel. En España, marcó un antes y un después para ese deporte. Lo enseño y lo difundió como nadie antes generando que contemporáneos suyos como José María Olazábal y Miguel Ángel Jiménez se destaquen casi a la par suya.

article-1384221-0005E23400000258-408_634x483

SU JUGADA MAESTRA

Seve se destacaba por su calidad para golpear la bola desde los lugares más insólitos. No sólo desde la arena sino que a veces sobrepasando la arboleda que marcaba los límites del terreno. El pico máximo de rendimiento lo realizó en el British Open de 1979. Ante la mirada atónita de los británicos, el cántabro envió la bola a un aparcadero de coches. Golpeó y fue hoyo. Esa habilidad para reparar los errores más insólitos con certeros golpes es algo único e irrepetible.

 

SU ENFERMEDAD

Ballesteros ingresó al Hospital Universitario La Paz de Madrid el 6 de octubre de 2008. Había perdido la conciencia y el diagnóstico era el menos deseado: tumor cerebral. Fueron más de dos años y medio de lucha con fe, esperanza y hasta el apoyo desde su fundación para encontrar una cura al mal. Fue operado en diversas oportunidades con buen suceso. De hecho, se lo veía bien y hasta declaró que salía a caminar para recuperarse. El 7 de mayo de 2011, a los 54 años y en su residencia, murió. El deporte de los palos, los hoyos, la camaradería y el respeto lo echa de menos…