Escrito por

Pepu Hernández dirigirá a España en los JJOO

La Mirada Gamberra

Pepu, el campechano entrenador que ha guiado a España al más alto cenit del baloncesto mundial, estará al mando de la selección en los JJOO. Por una vez, y sin que sirva de precedente, la FEB (mira que yo confío poco en la FEB y la RFEF) no ha formado un escándalo y no le buscarán sustituo antes de tiempo. Bien por José Luis Sáez.

Dos horas se han reunido Pepu Hernández y el propio Sáez para acercar posturas. No, claro, en dos horas da tiempo a acercar posturas. Aunque el bueno de Pepu ya ha dicho que personalmente no tiene una buena relación con Sáez. Pepu, tú haz tu trabajo y pasa de todo, es lo mejor que puedes hacer por ti, por la selección, y por los millones de aficionados.

También el bueno de Pepu ha dicho que le molesta que se haya dudado de su honradez y de su profesionalidad. Supongo que se referirá también a Sáez, ya que desde los aficionados y los medios de comunicación se ha dicho todo lo contrario. Aunque Pepu tenga un contrato firmado con otro equipo para la temporada siguiente (que no lo sabemos), es un profesional como la copa de un pino y cumplirá con su obligación.

Además, que no me imagino yo a un tío yendo a los JJOO a perder. ¡Qué son los JJOO! Ganar los JJOO es lo mejor que se puede hacer en baloncesto, ¿qué más da que tenga un contrato firmado para luego? Mientras esté en Pekín no va a pensar en otra cosa. Bueno, sí, en la polución.

LeBron James manda sentarse a su madre

Pero la estrella del día es, sin duda, LeBron James. Como ya hemos dicho antes, lideró a los Cavs en la segunda victoria ante unos Celtics que no atinan una fuera de casa. Para intentar frenar la superioridad mostrada por el joven alero, Paul Pierce le agarró cuando enfilaba el aro rival. Le agarró, literalmente. Un agarrón de esos que hacemos cuando somos pequeños o en una pachanga con los amigos. Los dos acabaron dando vueltas cual pasecitos de baile hasta que llegaron a la grada que, como sabéis, en la NBA están a pie de pista.

No había otro sitio donde ir a parar que pararon donde estaba sentada la madre de LeBron, Gloria James, que se levantó para decirle cuatro cosas a ese Paul Pierce que qué se creía cogiendo a su hijo y que se iba a enterar como se quitara la zapatilla. Kevin Garnett, que es un tío majo, trató de disuadirla de buenos modos y con una sonrisa en la cara, pero su hijo LeBron no fue tan dócil.

“Sit your ass down!”, le espetó. “¡Sienta el culo!”, traducido al español. En otras páginas se ha traducido como “¡Siéntate de una p*** vez!”. Bastos que son ellos. Las palabras de LeBron James tienen su explicación.

Como en cualquier otra Liga, en la NBA no se permite interactuar con los aficionados. Le podría caer una multa a LeBron y la madre se podría perder los partidos si hubiera seguido armándola, cosa que LeBron no quería. “Le dije que se sentara de un modo un poco fuerte”, dijo LeBron, “pero es que no quería que dejara de verme. Menos mal que hoy no es el día de la madre”.

El chico, en el fondo, tiene su corazoncito.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos