Escrito por

Pepu Hernández dejará la selección tras los JJOO

El principal responsable del éxito del Mundial de Japón 2006 ha anunciado que abandonará el cargo de seleccionador nacional tras los Juegos Olímpicos de Pekín.

Pepu Hernández llevó a la selección Española de baloncesto a lo más alto. Ya estaba en lo alto, pero no en lo más alto. Desde el año 1999 España venía de hacer grandísimos campeonatos, cada vez mejor, y nos hacían soñar con que alguna vez podría pasar algo grandísimo. En esos años nunca conseguimos ningún título, aunque sí bastantes medallas.

En 2003 España llegó a la final del Eurobasket, enfrentándose a Lituania, con Herreros dando guerra todavía. Perdimos la final en un mal partido de los nuestros, pero el haber llegado hasta allí era sinónimo de triunfo. Los JJOO de 2004 empezaron tremendamente bien, ganando todos los partidos de la primera fase. Pero la mala suerte (o la mala organización) deparó que como premio nos enfrentaramos a EEUU, que hicieron el mejor partido del torneo y nos mandaron para casa (con Larry Brown pidiendo un tiempo muerto en el último minuto con el partido sentenciado).

Después tuvimos un pequeño fracaso en el Eurobasket de 2005, en el que no logramos medalla.

Y vino Pepu. Venía de la casa del Estudiantes, logrando magníficos resultados, enseñando a los suyos a jugar como un equipo antes de pensar en uno mismo. Y aplico la misma disciplina a Gasol, Calderón, Navarro, Garbajosa y compañía. Y con la mentalidad de que podíamos hacer cualquier cosa fuimos a Japón, al Mundial.

Aquello parecía cosa de un sueño. Machacaron a todos sus rivales. No sólo les ganaron. Les machacaron. Si no caían 20 puntos de diferencia caían 30. Fue algo increíble. España demostró una implacable superioridad contra todo el que se ponía por delante. Lituania, Alemania, Serbia…

Llegaron las semifinales contra Argentina y en esas sí que tuvimos que sufrir. Pau Gasol se lesionó al final del partido y Calderón anotó un tiro libre que ponía el marcador 75-74. El resto del partido está en este vídeo:

Uno de los partidos más emocionantes que he vivido. Argentina era la campona olímpica.

Pau Gasol se lesionó de gravedad y no pudo jugar la final contra Grecia, que eliminó a EEUU jugado como EEUU. La final no tuvo mucha historia ya que los nuestros salieron motivadísimos para dar la victoria a Pau Gasol (y a Pepu Hernández que horas antes recibió la triste noticia de la muerte de su padre).

España había llegado a lo más alto. Pepu hizo un llamamiento al BALONCESTO para que nos dejáramos de tanto fútbol. España era la campeona del Mundo.

Y pudo serlo de Europa si la suerte nos hubiera sonreído. Jugando bastante peor que el Mundial 2006, España llegó a la final, donde jugaría contra Rusia. Pero la suerte que nos acompañó en el fallo de Nocioni nos faltó en el último tiro de Pau. Medalla de plata.

Ahora, Pepu, el responsable del éxito (como he dicho, antes estábamos en lo alto pero Pepu nos dio ese último empujón) dice que se va. Y Sáez, orgulloso y bocazas él, ha dicho que no era el mejor día para decirlo. Sáez, preocúpate por encontrar un sustituto digno y agradece a Pepu lo que ha hecho por la selección.