Escrito por

Partidos del lunes en la NFL (semana 1)

El partido que abría la jornada del lunes fue el que enfrentaba a los Baltimore Ravens contra los Cincinatti Bengals. Vencieron los Bengals por 27 á 20, con un final muy apretado.

Carson Palmer, quarterback de los Bengals, lideró a su equipo con el juego que nos tenían acostumbrados la pasada campaña: pase, pase  y pase. No son, desde luego, aquellos espectaculares Rams de Mike Martz que se hiceron con 2 campeonatos, pero siempre se agradece un equipo que juegue al ataque. Entre Palmer y Chad Johnson, wide receiver de los de Cincinatti, pronto establecieron el dominio en el marcador. Enfrente, los Ravens, que mantienen una de las mejores defensas de la NFL. Sin embargo, aunque ya desde el año pasado su juego de ataque mejoró sensiblemente con la llegada del veterano quarterback Steve McNair, el ataque sigue siendo su talón de Aquiles.

De hecho, si consiguieron llegar con opciones al final del partido fue gracias a su defensa, que impidió el ataque fluido de los Bengals y, por supuesto, a un magnífico retorno de punt de Ed Reed de 63 yardas. Al final, pese a tener un drive a 2 yardas de la goal-line, ya en los últimos 2 minutos de partido, la defensa de los Bengals supo pararles.

El partido que cerraba jornada fue el Arizona Cardinals – San Francisco 49ers. Vencieron los 49ers 20 á 17 en un partido igualado y con muchos nervios, como la mayor parte de los Monday Night. Ninguno de los dos equipos tiene pinta de que puedan aspirar a mucho esta temporada y, cómo no, se tradujo en el terreno de juego.

Dominaban los Cardinals el encuentro 17-13 a falta de un minuto y medio para el final, gracias a una buena actuación de su running-back Edgerrin James (92 yardas en 26 intentos, 1 touchdown). La posesión era para los 49ers que, con mucho esfuerzo y por medio de una buena carrera de su quarterback Alex Smith, consiguieron acercarse a 3 yardas del touchdown. La jugada de la victoria vino tras un end-around muy bien ejecutado por el ataque de los 49ers, a falta de 22 segundos para el final.