Escrito por

Noche mágica en el Madison Square Garden

Parece que los aficionados a los Knicks (que son muchos) comienzan a sonreír. Sobre todo los que acudieron ayer a ver un magnífico partido entre dos equipos que quieren ganar y divertir (aunque los Warriors andan de capa caída). Dos equipos entrenados por dos grandes: Don Nelson y Mike D´Antoni.

act_david_lee

Knicks 138 – 125 Warriors. Festival de anotación en la capital del mundo, en un partido que tardará mucho en olvidarse. Los aficionados de los Knicks vieron como su equipo aumentaba su marca de la temporada hasta el 50% de victorias (8-8), colocándose en puestos de playoffs (octavo lugar de la Conferencia Este), y haciendo disfrutar a todo el mundo.

Chris Duhon, que hace poco criticó a Stephon Marbury, respondió como el buen jugador que es. Dominó el puesto de base repartiendo ni más ni menos que 22 asistencias, un récord en la franquicia) y anotó 12 puntos. Una y otra vez, el base encontraba al jugador de cuarto año David Lee, que anotó 37 puntos (marca personal) y cogió 21 rebotes. Desde tiempos de Patrick Ewing, en la Gran Manzana no se veía algo igual.

Además, los Knicks se fueron al descanso con 82 puntos anotados, otra marca en la franquicia.

Todos los jugadores se sumaron a la fiesta. Al Harrington, traspasado de los propios Warriors hace menos de una semana, anotó 36 puntos y 12 rebotes. Don Nelson, entrenador de los Warriors, tuvo palabras para Chris Duhon.

“Wow, vaya jugador. Era como ver a Steve Nash. Le había visto en vídeos, pero verle en directo jugar es otra historia, Aunque le defendiamos bien, siempre encontraba un hueco. Increíble.”

Imagen | NBA

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos