Escrito por Tendenzias

Madrid – Atleti: el post-derbi

Un derbi es mucho más que un partido de fútbol, más que 90 minutos de juego. En un derbi se juega el cachondeo previo de ambos bandos durante la semana previa y el exclusivo derecho a tocar las narices del equipo ganador durante la semana posterior.

Y más cuando, como fue el caso del sábado, ni siquiera te queda la excusa del árbitro que, salvo una salvaje agresión de Pepe al “Kun” que, por supuesto no vio (las cosas habituales en el Bernabeu), no influyó en el resultado.

Cuando lo único que te queda es agachar las orejas y aguantar el chaparrón, reconociendo, porque lo cortés no quita lo valiente, que los primeros 45 minutos de Raúl hicieron recordar al jugador que una vez fue, incomensurable y omnipresente, el mejor jugador del Madrid con el permiso de Pernía, proyecto de lateral izquierdo que juega en el Atleti (una vergüenza que un tipo como éste juegue en este equipo y, encima, de titular), que también fue uno de los más destacados del equipo blanco.

En conjunto, el derbi deja varias conclusiones claras y evidentes.

En el Atleti, salvo algunas acciones meritorias del “Kun” (volvió a tener la misma ocasión al final del partido que en el derbi del año pasado… mismo minuto, misma portería, misma resolución, mismo resultado… también falló), se pudo ver un equipo acongojado y temeroso, en el que aún queda mucho por hacer para que de verdad nos creamos que este año va a haber algo diferente.

En el Madrid, buenas sensaciones de Sneijder, la aparente resurrección de Raúl y, por supuesto, las dos o tres manos salvadoras de cada día de Iker.

Y para todos, que la pretemporada no vale nada más que para gastar saliva, que lo de verdad empezó este fin de semana y que, por mucho que fastidie, ya van más de 10 años sin ganar al Madrid. Y con esta actitud, pasarán más de mil años, muchos más.

raul.jpg