Escrito por

Los Eagles y su gran oportunidad

Los de Philadelphia quieren romper los pronósticos y estrenarse a la tercera.

La gran final de la Super Bowl ya está aquí. El trofeo Vince Lombardi es el gran objeto del deseo de todas las franquicias de la NFL y los Eagles se han ganado el derecho a optar a conquistarlo. Son los aspirantes, los que llevan menos presión, porque los Patriots, los actuales ganadores, son los favoritos de la mayoría de los técnicos en la materia.

Va a ser la tercera ocasión en la historia para el equipo de Philadelphia en la gran final. Los aspirantes hicieron su primera aparición en el duelo definitivo por la Super Bowl allá por 1981. En esa ocasión, los Eagles perdieron por 27-10 ante los Oakland Raiders. La segunda fue más reciente en el tiempo, concretamente en 2005. Sus rivales, los mismos que tendrán enfrente este domingo 4 de febrero, los Patriots. La victoria fue para los de Brady por 24-21. Tocaron con la punta de los dedos la gloria, pero la dejaron escapar de nuevo.

Muy superiores a los Vikings

Quizá sea en el Bank Stadium de Minneapolis donde los Eagles den definitivamente la campanada. Es el feudo propiedad de los Vikings, equipo al que vencieron con contundencia en la final de conferencia. Los de Philadelphia hicieron y deshicieron ante un equipo rival que acabó desdibujado y con la pena de no poder pasar a la final, la que se va a disputar en su flamante estadio.

Es todo un templo del fútbol americano. El campo, que está bajo techo, costó unos 1.061 millones de dólares y tiene capacidad para 66.655 espectadores. Tendrá que ser en otra ocasión para ellos.

Foles, ante Brady

Los Patriots tienen a Tom Brady, pero Philadelphia también cuenta con un buen bloque. Nick Foles estará irremediablemente en las miras de todos. El quarterback de los Eagles tiene mucha responsabilidad bajo sus espaldas, pero ha demostrado, pese a su inexperiencia en la Super Bowl —no la ha jugado ninguna vez, mientras que su rival lo ha hecho en 7 ocasiones— que sabe manejar la presión.

Jay Ajayi, running back de 24 años, será uno de sus apoyos. Un hombre clave en el ataque de los Eagles que fue traspasado a mitad de temporada a su actual equipo. También Fletcher Cox, defensive tackle que tratará por todos los medios de convertirse en un incordio para Brady. Estos jugadores, junto con Malcolm Jenkins, un safety que es uno de los líderes de la defense secundaria, son la punta de lanza de un conjunto que quiere aprovechar la oportunidad a la tercera.