Escrito por

Los Angeles Lakers, un equipo para soñar

Los Angeles Lakers son el segundo mejor equipo histórico de la NBA, como prueban sus 15 anillos, sólo superado por Boston Celtics. Con esto no hay quien ponga en duda que sea uno de los equipos de baloncesto más queridos del mundo. Junto con Chicago Bulls, Boston Celtics y New York Knicks, es uno de los equipos más seguidos de todo el planeta.

Jerry_West_drives_01.01.70

A pesar de que comúnmente se cree que provienen de Minneapolis, lo cierto es que nacieron en Detroit en el año 1947, aunque fue en Minneapolis donde se cuajó el equipo. De ahí que se llamen Lakers, ya que en Los Angeles, lo que son lagos, no hay muchos. Fue el primer equipo campeón de la reciente NBA (fundada en 1949), y ganó los cinco primeros campeonatos. A finales de la década de las 50 ya llegó el que iba a ser el primero de una serie de grandísimos nombres, como Elgin Baylor, elegido uno de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA.

El siguiente gran jugador es también conocido, sobre todo por los aficionados españoles, ya que se trata de Jerry West, el que fue General Manager de los Memphis Grizzlies y su política de fichajes llevó al equipo a disputar playoffs tres años consecutivos. Si no le conocéis, no os preocupéis, porque es un tío que habéis visto infinidad de veces en vuestra vida: es el hombre que da la silueta al logotipo de la NBA. Jerry West sólo pudo ser campeón de la NBA una vez en su carrera, ya que su época estuvo dominada por los Boston Celtics de Red Auerbach y Bill Russell, pero estuvo 10 veces en el mejor quinteto de la NBA y también es uno de los mejores 50 jugadores de la historia. Ese primer anillo llegó con la incorporación del tío más grande del baloncesto, el que consiguió anotar 100 puntos en un partido: Wilt Chamberlain, que con sus 2,15 de altura entre los 60 y 70 dominaba a todo y a todos.

Fue en esa temporada, la de 1971-1972, en la que Los Angeles Lakers consiguieron un récord que sigue vigente hasta hoy: 33 victorias consecutivas. Más tarde, después de esta etapa exitosa, los Lakers se hicieron con los servicios de quien iba a ser el máximo anotador de la historia de la NBA, el pívot Kareem Abdul-Jabbar, que tenía un nombre más americano pero se convirtió al islam. También es el máximo taponador de la historia y fue 19 veces AllStar, además de tener 6 premios al MVP de la temporada.

Con él en el equipo llegó el que podría ser el mayor icono de Los Angeles Lakers: Magic Johnson, que deslumbró al mundo con su ‘showtime’. Esta era tocó fin cuando Magic Johnson, ya sin Abdul-Jabbar en el equipo, anunció que se retiraba debido a que padecía el virus VIH.

Y así llegamos a la era Shaquille O’Neal y Kobe Bryant, quienes ganarían tres anillos más a las órdenes de Phil Jackson. Tras las broncas entre el pívot y el escolta, los Lakers no volvieron a ganar nada, a pesar de tener a Karl Malone en el equipo durante una temporada, hasta este año, con el mismo Kobe Bryant y nuestro Pau Gasol.