Escrito por

Las Finales de la NBA 2008 pueden acabar en unas horas

Así no lo quieran los seguidores de Los Angeles Lakers, entre los que me incluyo (más que nada porque me gustaría ver a Pau Gasol con un anillo de campeón).

Lakers y Celtics. Celtics y Lakers. Dos franquicias enfrentadas por los siglos de los siglos que han hecho las delicias de un David Stern que veía como la NBA dejaba de interesar (algo) a la gente. Los míticos acudieron al rescate y la audiencia ha subido como la espuma. El casillero va 3-2 a favor de los Celtics, gracias a esa remontada de 24 puntos que lograron en el cuarto partido de la serie y que dejó muy tocado a los Lakers.

Pero no quieren rendirse. Quieren dar mucha guerra aún. Quieren hacer lo mismo que los Pistons en las Finales de Conferencia, es decir, ganar en el campo de los Celtics. Pero no una vez, si no dos. Es eso o el destierro del perdedor de las Finales de la NBA.

Los Celtics tienen dos bolas de partido. Ray Allen anda medio tocado, pero se cree que jugará. Sobre Kendrick Perkins no podemos decir nada porque ni los Celtics lo saben. Kevin Garnett está haciendo sus peores números en una serie de playoffs, para escarmiento de los atacantes a Pau Gasol (tampoco nos engañemos con las estadísticas. Kevin Garnett hace menos números porque tiene grandes jugadores a su lado, antes estaba solo).

Ni dos días de descanso. ¿Se acuerdan del partido tres de la serie? Sí, ese en el que ganó el equipo menos malo. Esto puede ser una reedición de aquel partido y los Lakers deben aprovecharse y emplearse a fondo si quieren tener alguna esperanza y forzar el séptimo partido. El escaso descanso que han tenido puede hacer que el partido se decante en cualquiera de los dos equipos.

A las 3.00 de la madrugada hora española comenzará el duelo. A las 9.00 pm, en EEUU. La suerte está echada, que gane el mejor.