Escrito por

Inglaterra 1966, un Mundial arreglado

El Mundial de Inglaterra de 1966 ha pasado a la historia por las vergonzantes imagenes de una final que estaba claramente preparada para que la ganaran los ingleses. Un gol fantasma que claramente no lo fue, y un gol cuando el campo estaba materialmente invadido por los aficionados, abochornó al mundo entero.

 

Pero desde hacía mucho Inglaterra estaba escocida por no haber ganado hasta la fecha ningún Mundial, más aún cuando se consideraban los inventores del fútbol. Y se aprovechó la presidencia de un inglés al frente de la FIFA, sir Stanley Rous, para concederle la organización a este país.

Desde un principio se vieron que las cosas se preparaban para facilitarle el camino a los ingleses hasta la final, ya desde el primer sorteo de grupo, donde casualmente a Inglaterra le tocó en Londres y con un calendario en el que descansaban hasta 5 días entre partido y partido, cuando el calendario del resto de selecciones (sobre todo las consideradas más potentes) era mucho más apretado y en campos de mucha menos calidad. En el tema del arbitraje, por primera vez, cada país participante había de presentar dos árbitros, y así lo hicieron todos. Curiosamente, en la relación de árbitros que finalmente se presentó aparecieron 4 árbitros ingleses, 1 irlandés y otro escocés.

Por otro lado, el gran rival a batir era Brasil, que había ganado los dos últimos mundiales: el de Suecia 58 y el de Chile 62. A Brasil le tocó el considerado “grupo de la muerte“, con Portugal (que llegaba con Eusebio a la cabeza), Hungría (que aún estaba considerada como una de las mejores selecciones del continente, aunque ya en decadencia) y Bulgaria. También por casualidad, los tres encuentros que disputó se los arbitró… sí, efectivamente… un inglés.

Aún hay más…  partido entre Inglaterra y Argentina, en Wembley. El día antes del encuentro, los argentinos pidieron permiso para usar el campo y entrenar. Se les denegó el permiso porque al parecer ese día habían organizado en el mismo estadio una carrera de perros. En aquel encuentro, expulsaron a los 36 minutos a un jugador argentino, según el informe arbitral “porque lo miró con malas intenciones…”

Aparte de aquellos hechos que llevaron a que Inglaterra pudiera ser campeona, también hay otros datos que merecen la pena destacar.

Para este Mundial de Inglaterra 66 se instribieron 74 países, pero tres fueron eliminados por errores en su inscripción: Congo no había presentado la solicitud por escrito, Filipinas no pagó la inscripción, y Guatemala lo hizo fuera de plazo. Finalmente, dieciséis selecciones jugaron la fase final, de las que diez eran europeos, cinco sudamericanos, y la otra era Corea del Norte, la gran revelación.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos