Escrito por

Iker Casillas guante dorado

Su imagen llorando cuando faltaban minutos para el final de España – Holanda conmovió al mundo. Su valentía para sobreponerse a las duras críticas tras la derrota ante Suiza fue mucha. Su beso a su novia, la hermosa Sara Carbonero, fue el toque de color, de desahogo, de felicidad de la final del Mundial 2010. España campeón. Iker Casillas guante dorado.

Seguramente, un gran porcentaje del “Guante de oro” que la FIFA entrega al mejor portero de cada Mundial lo ha ganado en los dos “mano a mano” que le contuvo al holandés Arjen Robben. Si Holanda marcaba uno de esos tantos, quizás el festejo se teñía de naranja. Además, hay que sumar que de los siete partidos que disputó España, sólo en dos –Suiza y Chile– sufrió goles en contra. La fase de “knock-out” compuesta por octavos, cuartos, semifinal y final, la concluyó con su valla invicta.

“Es un verdadero honor, un honor y un placer, es uno de esos premios que uno busca y que no se espera ganar. Ahora que está aquí hay que disfrutarlo. Para eso estamos, el trabajo del portero tiene que ser ese, evitar los goles como sea posible. Es un trabajo colectivo con la defensa obviamente, y el premio es de todos. Estoy realmente feliz, ha sido una noche inolvidable. Es algo que sueñas desde niño, esa copa que habíamos visto levantar a Brasil, a Francia a Italia. Lo ves en los videojuegos, lo ves en la televisión, lo ves en todos lados, pero no te imaginas cómo será cuando te suceda. Aún no lo puedo creer”

Dijo un conmovido Iker Casillas. Merecido guante dorado de Sudáfrica 2010.

Rememoremos las paradas a Arjen Robben. Aquí la primera en el minuto 61.

Y la segunda cuando faltaban apenas ocho minutos para que concluyan los 90 reglamentarios.