Escrito por Tendenzias

Suiza 1954 y la neutralidad

Habían pasado 9 años desde la finalización de la Segunda Guerra Mundial, y además se cumplían 50 años del nacimiento de la FIFA, cuya sede central estaba localizada precisamente en Suiza.

Gran parte de los fondos monetarios de muchos de los países implicados en la guerra estaban en ese país. Además, Suiza se había mantenido neutral durante toda la guerra, por lo que no tenía enemistad con ninguno de los restantes países europeos. Su localización geográfica y su pequeño tamaño hacía que los desplazamientos además fueran menos costosos… Eran muchas las razones que hacían que Suiza fuera la elegida, como finalmente lo fue. Y desde luego, la elección no pudo ser más acertada, en cuanto a participación y en cuanto a organización.

Aún así, Argentina, de nuevo en contra de la elección de un país europeo como sede de la organización, volvió a negarse a jugar.

En cuanto a participación, fue el Mundial que más países acogió; en total, 38 países, 3 más que en Brasil 1950, aunque en realidad se habían inscrito 44, pero 6 de ellos fueron rechazados por presentar la solicitud fuera de plazo. Por primera vez, además, participaban a la vez dos países asiáticos en la fase final: Corea del Sur y Turquía.

Se organizó de nuevo en 4 grupos de 4 equipos con la particularidad de que escogieron 8 cabezas de serie pero no podían enfrentarse entre sí en la primera fase. Estos 8 cabezas de serie fueron Brasil, Uruguay, Inglaterra, Italia, Austria, Hungría, Alemania y, sorprendentemente, Turquía que en una rocambolesca clasificación había dejado fuera en la fase previa a España en lo que se convirtió en una negra anécdota que nos costó un Mundial.

España había vencido a Turquía en el partido de ida por 4-1, pero en el partido de vuelta, en Estambul, perdió 1-0. En aquel entonces,  no había clasificación por diferencia de goles, por lo que sólo se tenía en cuenta la victoria, fuera por el resultado que fuera. Como consecuencia de ello, hubo que jugar un partido de desempate en Roma. España contaba en sus filas con un jugador que se consideraba en aquellos momentos entre los mejores del mundo, Ladislao Kubala, recién nacionalizado español después de haber jugado con Hungría y con Checoslovaquia. Sin embargo, poco antes de comenzar el partido, la selección española recibió en los vestuarios un telegrama de la FIFA negándole la participación al jugador español. aquel partido, sin Kubala, España lo empató a 2 con Turquía. Se jugó tiempo añadido, y el partido continuó igual y finalmente hubo que recurrir a un sorteo en el que se elegiría al clasificado. Fue un niño italiano el que metió su mano inocente en una bolsa para sacar un papelito que ponía “Turquía”… y España, una de las consideradas favoritas, se quedó fuera del Mundial de Suiza. Después del partido, la FIFA confirmó que ellos no habían mandado ningún telegrama negando la participación de Kubala. Curiosamente, en aquel Mundial, Turquía, una selección sin historia ni nombre, fue nombrada cabeza de serie…

 Mundial de Suiza 1954

Las grandes favoritas volvían a ser Brasil y Uruguay desde el lado sudamericano, mientras que desde el europeo había una selección que estaba maravillando en todo el mundo. Una auténtica máquina de hacer fútbol: Hungría, con jugadores como Puskas, Czibor o Kocsis. Los magiares mágicos se presentaron al mundial tras cuatro años de imbatibilidad y goleando a cuantos rivales se le ponían por delante. En el propio Mundial, vencieron 9-0 a Corea del Sur e incluso 8-3 a Alemania…

Y así, con todas esas premisas, comenzó la fase final del Mundial de Suiza 1954.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos