Escrito por Tendenzias

Brasil 1950, 12 años sin futbol

La Segunda Guerra Mundial dejó sin fútbol mundial durante 12 años. Los necesarios no sólo para que concluyera la guerra, sino para que los países fueran capaces de organizar a sus selecciones, y para que las tensiones políticas en todo el mundo se relajaran. Gracias a ello, Italia, actual campeona del mundo tras su victoria en Francia 38, había retenido el trofeo en sus vitrinas durante aquellos 12 años.

 

Curiosamente, la organización de este Mundial no se había encargado inicialmente a Brasil, sino que lo fue a Suiza, el país que tenía en sus bancos todo el dinero de los restantes países que se habían apresurado a resguardar sus efectivos en territorio neutral, tanto alineados como no alineados. Fue una decisión tomada en julio de 1946 en Luxemburgo en la primera reunión que había tenido la FIFA después de la guerra. Se acordó que aquel mundial de Suiza se jugaría en el año 1949.

Sin embargo, un año después, en París, una nueva reunión de los dirigentes de la FIFA decidieron retrasar un año más el torneo mundial para así conseguir una mayor participación y organización. Fue entonces cuando se decidió que ésta recayera en Brasil.

No obstante, hasta ese momento, tanto Brasil como Argentina (a quien recordemos le habían birlado la organización de 1938) habían pugnado por ese Mundial, pero en un acuerdo entre sus dos presidentes, Juan Domingo Perón y Getulio Vargas, se acordó que fuera Brasil la organizadora siemrpe que Argentina organizara el siguiente campeonato en tierras sudamericanas. Y así, Brasil comenzó con “su” Mundial.

Precisamente, en la primera reunión de posguerra se acordó por primera vez dar nombre al Campeonato Mundial, que pasó a llamarse Copa Jules Rimet.

Más tarde, en el Congreso de 1947, en Londres, se decidió un nuevo sistema de competición según el cual serían 16 las selecciones que acudirían a la fase final, y se las dividiría en 4 grupos donde jugarían todos contra todos. La primera clasificada de cada grupo pasaría a la siguiente fase, en la que también jugarían todos contra todos. La selección campeona de los enfrentamientos de esa fase sería la campeona del Mundo. Sería pues, el primer campeonato del Mundo que no tendría una final propiamente dicha.

Finalmente, y como consecuencia de la guerra, sólo 13 selecciones jugarían aquella fase final de las 29 que inicialmente se inscribieron. Selecciones como la Unión Soviética, Siria, Bélgica o Austria desistieron por los problema sociopolíticos. Otras, como Turquía, Portugal o Francia rechazaron la invitación para evitar hacer el ridículo dado el bajo nivel de sus seleccionados. De otras partes, Ecuador, Filipinas y Perú se retiraron a mitad de competición.

De aquel Mundial de Brasil de 1950, dos selecciones acapararon la atención (aparte, claro está, de la propia Brasil, anfitriona): Inglaterra y Argentina. La primera, la inglesa, porque después de 20 años fuera de la FIFA por un conflicto entre sus federaciones volvían al redil, con el firme convencimiento de que ellos eran los inventores del fútbol y de que ganarían el mundial sin problemas. Y la segunda, Argentina, porque sorprendentemente, poco antes del ocmienzo del Mundial, se retiraron por problemas con lá federación de fútbol brasileña, que un año antes había prohibido a sus clubes jugar contra clubes argentinos, dado que éstos se habían retirado de los Juegos Sudamericanos que en 1949 se disputaron en Brasil. Por otro lado, tanto desde Inglaterra como desde Brasil se apoyó el fuerte éxodo de futbolistas argentinos a Colombia, lo que ifnalmente acabó por desmontar a una selección que ténicamente era de las mejores del mundo.

¿Estrategia por parte de Brasil a Inglaterra para quitarse de enmedio a su rival más poderoso? probablemente. Sea como fuera, Brasil 1950 empezó sin la selección más en forma del Mundo: Argentina.