Escrito por Tendenzias

Grecia 2 – España 3

Finalmente se disputó el encuentro en el patatal (ayer, cuando los muchachos de Luis saltaron al campo para hacer un entrenamiento que duró menos de 1 minuto, había hasta champiñones en él) que la Federación griega había dispuesto.

Salió Grecia mucho más enchufada al encuentro y ya en el primer minuto, tuvo su primera ocasión, un disparo que se marchó fuera por poco. A los 5 minutos, Marchena le hizo un regalo al delantero griego Gekas, que éste mandó al palo.

España no se enteraba de lo que iba la fiesta (en el fondo, el partido servía de homenaje para el gran capitán de los griegos, Zagorakis, elegido mejor jugador de la Eurocopa de 2004 que ganaron los helenos), regalando balones en el centro del campo, con un Albelda especialmente desaparecido en combate.

En el 18, un balón perdido, uno más, sirvió para que los griegos centraran una pelota muy blandita que Gekas se encargó de transformar en el 1-0. La defensa española, bien, gracias.

A partir del gol, España reaccionó tímidamente, Silva y Joaquín empezaron a entrar un poquito más en juego, más el canario que el gaditano, inconstante como siempre. Por arriba, sólo Torres buscaba el balón, con un Villa más preocupado de agachar la cabeza y pensar en el tiro que en asistir a sus compañeros. Magnífico rematador el asturiano y, si levantara la vista de vez en cuando, aún sería mejor futbolista.

En un gran pase de Xavi, Silva tuvo un mano a mano con el portero griego pero, en vez de ceder el balón a Torres, que estaba solo, intentó regatear y el balón terminó en el poste tras rechazar en la pierna del jugador del Valencia.

Después, una gran jugada de Torres (se nota que ya lleva unas semanas de competición oficial) provocó una nueva ocasión de Villa que el portero heleno se encargó de rechazar a saque de esquina.

Sin embargo, el dominio español era ficticio, ya que los griegos continuaban teniendo sus ocasiones. Si llega a ser una selección con más pegada, nos habrían hecho un saco.

Pero, como suele suceder en estos casos, tanto va el cántaro a la fuente que se termina rompiendo. Una falta desde la izquierda que sacó Xavi sirvió para que Marchena, con la connivencia de la defensa griega, marcara de cabeza.

Y nos aproximábamos al descanso cuando, en un nuevo despiste defensivo y tras magnífica jugada de Gekas, llevándose a la defensa hacia la izquierda para luego ceder a Katsouranis, marcó éste último de un gran disparo desde la frontal ante el que nada pudo hacer Reina.

Con el 2-1 se llegó al descanso de un partido en el que, para ser un amistoso y, lo que es más importante, para ser de España, el mando a distancia no pedía a gritos ser usado a modo de salvavidas.

Comenzó la segunda parte con una España mucho más metida en el encuentro, intentando demostrar esa teórica superioridad técnica con respecto a los griegos. Así, a los 10 minutos de la reanudación, Villa lanzó un disparo desde la banda izquierda que a punto estuvo de sorprender al portero heleno.

Había salido en el descanso Iniesta por Torres y, sinceramente, ahora sí España llegaba con criterio. El de Albacete juega y hace jugar. Dejarle en el banquillo es un lujo que sólo se puede entender por la intrascendencia del choque.

Mediada la segunda parte llegó una buena jugada de Pernía por banda izquierda (la primera que le veo hacer desde que fichó por el Atleti), dejando el balón a Villa, cuyo remate lo sacó el portero pero, en el rechace, Silva, tras un nuevo intento que también saco el arquero, convertido por un momento en Spiderman, consiguió el empate.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

A partir de entonces, Grecia desapareció definitivamente del choque (tampoco han empezado la temporada y, físicamente, se nota) y España dominó el juego, sobre todo con la sustitución de Albelda, de los mejores del equipo griego, por Xabi Alonso.

Momentos de buen juego del equipo español, entrando por las bandas, con un Joaquín bastante activo (imprevisible e irregular pero, así son los extremos, esa especie en peligro de extinción).

Al final, cuando se llegaba a la conclusión, un fantástico balón de Cesc lo aprovechó Silva para, con un toque sutil, batir al cancerbero griego. Definitivo 2-3 en el marcador y, pese a no ser un gran partido, siempre es mejor aguardar los encuentros decisivos de cara a la clasificación para la Eurocopa con una victoria que con una derrota.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos