Escrito por Tendenzias

Ferenc Puskas, el mito húngaro

Ferenc Puskas es uno de los mitos del fútbol mundial de todos los tiempos; un jugador que marcó etapas brillantes allá por donde jugó. Hizo de su Hungría la mejor selección del Mundo durante varios años (aunque no consiguieran el entorchado mundial), y fue miembro de aquel Real Madrid de leyenda de los años 60.

 

Ferenc Puskas con Hungría

Nacido en Budapest el 2 de abril de 1927, con sólo 16 años ya debutó en la primera división húngara, en las filas del Kismet, y apenas dos años después, el 2 de marzo de 1945, jugó su primer partido como internacional húngaro contra Austria. El mundo empezó a conocer aquella prodigiosa pierna izquierda que hizo a Hungría grande y temible. Curiosamente, con él en la selección, Hungría estuvo imbatible en su terreno durante 13 años, hasta 1956 en que fuera derrotada por Checoslovaquia, precisamente el año en que Ferenc Puskas jugó su último partido como internacional, un 14 de octubre de 1956, frente a Austria, el mismo equipo con el que debutó años atrás. En aqul partido, Puskas marcó su último gol como internacional, el número 85 en 84 encuentros.

Sin embargo, la Historia en forma de guerra, como fue la invasión de Hungría por la Unión Soviética, descompuso a aquella fenomenal selección y a sus jugadores. Ferenc Puskas hubo de huir del país al que dio todo en su vida, y se refugió en Sudamérica y posteriormente en España, donde fichó, a los 31 años, por el Real Madrid. Un Real Madrid que ya era temible de por sí, con Rial, con Gento, con Santamaría… y con Di Stéfano, con quien formaría uno de los mejores tándem que ha dado la historia del fútbol.

 Puskas y el Madrid

Aquel mítico Real Madrid

Tras un primer año de adaptación, a partir del segundo de madridista, Puskas consiguió cuatro Pichichis en la liga. El primero marcando 25 goles en 24 partidos, y logrando ser máximo goleador del Madrid en las tres competiciones que jugó. En la final de la Copa de Europa, en la que aquella apisonadora blanca derrotó al Eintracht de Frankfurt por 7-3, él solito, el gran “Pancho” Puskas, marcó cuatro goles.

Varias veces campeón de Europa, campeón de Liga, de Copa del Rey, de la Intecontinental… con el Real Madrid acumuló todos los títulos que como internacional con su país no pudo conseguir.

En 1961, Puskas se nacionalizó español, y pudo al fin jugar con los colores rojillos de la selección española, debutando ante Marruecos. Sin embargo, con 34 años, Ferenc Puskas sólo pudo jugar 4 partidos más como internacional, después de que sorprendentemente, España fuera apeado a las primeras de cambio del Mundial de Chile, al que no pudo acudir a la fase final.

Enfermo de Alzheimer, con poco dinero, de neumonía y en Budapest, Ferenc Puskas murió el 17 de noviembre de 2006, pero aquella zurda mágica, una de las más potentes que ha dado el fútbol le valió el apodo por el que siempre será recordado: “Cañoncito Pum“.