Escrito por

Eurobasket 2005: nos caímos de la lucha por las medallas

Tras el varapalo sufrido en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, cuando al ganar todos los partidos de la fase previa nos tocó como premio jugar contra Estados Unidos, esa selección que cuando está fina no hay quien la pare, regresamos al campeonato bianual europeo sin nuestra máxima estrella, Pau Gasol.

espana

Sería el último campeonato de Mario Pesquera, que tras este Eurobasket daría paso a Pepu Hernández, que conseguiría la victoria en el Mundial 2006. Pau Gasol, después de perderse bastantes partidos con Memphis Grizzlies por lesiones en su pie, decidió tomarse unas buenas vacaciones por primera vez desde que se fue a la NBA y no tomó parte del conjunto que partió hacia Belgrado. Sí estaba el resto, como José Calderón, Juan Carlos Navarro, Rudy Fernández (muy joven por aquel entonces), Felipe Reyes, Carlos Jiménez, Sergio Rodríguez, Sergi Vidal, Carlos Cabezas, Jorge Garbajosa, Iker Iturbe, Iñaki de Miguel y Fran Vázquez.

Con este equipo, aun con la baja de Pau Gasol, España podía aspirar a todo, aunque la empresa sería mucho más difícil sin el gran faro de Sant Boi. Quedamos encuadrados en el grupo D, junto a los anfitriones, Serbia, un viejo conocido, Israel y Letonia. Un grupo complicado, aunque en este Eurobasket no había ningún grupo sencillo:

En el Grupo A estaba Alemania, Italia y Rusia, con la cenicienta Ucrania. En el B, Croacia, Lituania y Turquía, con Bulgaria viendolas venir y en el C, Francia, Grecia y Eslovenia, con Bosnia apelando a sus raíces.

Como en los anteriores europeos, el formato era el de pasar a cuartos los primeros de cada grupo y el segundo y tercero ganarse la plaza en una ronda previa. España perdió ante Israel, pero la victoria ante Letonia y Serbia le valió el pase como primeros de grupo, donde se medirían a Croacia, una selección joven que apuntaba maneras. Tanto, que tuvimos que llegar hasta la prórroga, 101-85, por mucho que el marcador pueda engañar.

Ya en seminales, nuestro penúltimo paso tenía a Alemania como protagonista, con Dirk Nowitzki dándolo todo. En un final agónico, en el que Nowitzki metió una canasta a sólo 3 segundos del final, José Manuel Calderón tuvo en su mano el triunfo, pero el balón no entró y España perdió por 74-73 pese al gran partido de Navarro (27 puntos, igual que Nowitzki), quedando fuera de una final que ganaría Grecia. España no se recobró del mazazo y cayó estrepitosamente frente a Francia en la lucha por el bronce, quedándose por primera vez sin medalla desde 1999.