Escrito por

El Real Madrid humilla al Barcelona

Llegó el momento que todos deseaban. El momento en el que los jugadores del Barcelona le hicieron el pasillo al Real Madrid, reciente campeón de Liga.

Qué morboso es el aficionado medio. No sé que le hizo más ilusión al aficionado madridista, si ganar la Liga o ver a los jugadores del eternísimo rival haciendo el pasillo al Real Madrid. No me equivoco mucho si digo que lo segundo.

Pero era lo lógico. Los jugadores del Barcelona están por encima de los vaivenes del club y, como profesionales educados (salvo excepciones que ayer no estaban en el campo) dieron un honorífico homenaje a los recientes campeones de Liga. El Real Madrid no defraudó a su público que pedía la cabeza del Barcelona en bandeja y en el minuto 20 ya ganaban 2-0. La fiesta había comenzado. El Real Madrid fue muy superior al conjunto catalán en todo el partido. No se recuerda una superioridad tan aplastante desde hace mucho tiempo. Sí al contrario, cuando Ronaldinho consiguió que le ovacionaran en la casa blanca. Eso sí, hay que ser justo: el árbitro lo hizo fatal y los dos primeros goles del Real Madrid fueron propiciados por errores arbitrales.

Llegó el descanso con el marcador 2-0 y en la renaudación Higuaín marcó en una jugada que personificaba la dejadez del FC Barcelona que parecía haber perdido toda gana de jugar y Victor Valdés se desesperaba desde la portería por ver a sus defensas defender andando. Recordemos que este partido también era vital de cara al trofeo Zamora, ya prácticamente en manos de Iker Casillas.

El estadio blanco estaba crecídismo. Ganar la Liga y después ver la humillación al eterno rival. Pidieron una manita y por lo que veíamos en el campo no hubiera sido muy descabellado. Guti se despidió y recibió una ovación. Raúl fue sustituido y recibió una ovación aun mayor. Se fue al banquillo a cambio de que Van Nistelrooy volviera al terreno de juego.

En una jugada la mar de polémica, en la que Puyol despejó el balón con la mano porque le iba a desfigurar la cara, Perez Burrul pitó penalty y el holandés marcó el 4-0 en el minuto 77. Fiesta blanca por todo lo alto.

A 4 minutos para el final, después de que Messi fuera de los más activos del Barcelona en no darse por vencido, dio una asistencia a Henry que definió a la perfección batiendo a Casillas. 4-1. Rijkaard estaba serio en el banquillo. Hoy ha recibido la noticia de que Guardiola será el nuevo jefe del equipo.

Xavi puso la cara fea al partido al decir algo al árbitro. Resultado: expulsión.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos