Escrito por

El Fórmula 1 de la otra España

Ayer nos hablaba un compañero de redacción acerca de la moto de España, pero de la de fútbol. Sí, totalmente de acuerdo, no queremos más motos de una selección que se codea en las miserias de las mediocridades y que nos aburre un día sí y otro también. Por suerte, tenemos otra selección, en esta caso la de basket, que no nos vende motos, sino Fórmula 1.

 

Y es que esta selección es un bólido con el motor a toda revolución, con un conductor que no es Fernando Alonso, sino Pepu Hernández, y 12 caballos con nombre propio, liderados por esa maravilla del baloncesto que es Pau Gasol, el mejor jugador de baloncesto español de toda la Historia, sin duda alguna.

Con ellos hemos recuperado esas ganas de sentir la pasión del deporte. Llega el día del partido y miramos ansiosos el reloj. Nos vamos al supermercado a por las latas y a por algo de picar para darnos un festín gastronómico, y lo dejamos todo preparado para asistir a un nuevo espectáculo de nuestar selección. Porque claro, somos españoles, y ahora sí, también nos sentimos de la selección de basket, que los tiempos aquellos de perder ante Angola quedaron atrás…

Y el caso es que ayer, como nos pasó con Rusia, salimos mal. Pepe optó por poner de salida a los dos que en el partido anterior no jugaron: Berni y Sergio Rodríguez. Y Navarro se quedó en el banquillo, para recuperarlo para el cruce de cuartos. Pero el experimento no funcionó. España salió dormida, e Israel que necesitaba forzosamente ganar para clasificarse salió lanzada. Parecía el mundo al revés. A Israel le entraba todo. A España no le salía nada. Hasta 29 puntos nos hicieron en un sólo cuarto, algo impensable, para cerrar el primer cuarto en 19-29.

Salió Calderón, y el partido cambió. Lentamente de la mano del base y de la magia de Pau Gasol, en su mejor partido en este Eurobasket, empezaron a remontar. En el descanso, sólo un punto de diferencia: 47-48.

Aquel descanso sirvió para sentar la cabeza y paraque Pepu llamara al orden a sus jugadores. España siguió incrementando el ritmo, y poco a poco fue despegándose. A los dos anteriores se unió Garbajosa con tres triples consecutivos y España firmó un gran tercer cuarto. Sin emabrgo, Israel seguía aguantando el ritmo: 74-68.

El último cuarto fue ya el de la apoteósis. España cerró filas en defensas, e Israel se vio maniatada. Era asfixiante la presión, y agobiante ver cómo una y otra bez los israelíes se estrellaban contra el muro español. La selección firmó un parcial de 21-0, y al finalizar el partido, la diferencia no dejó sorprendidos a todos, teniendo en cuenta cómo se había desarrollado el partido. España había ganado a Israel por 99-73.

Anotadores:

Sergio Rodríguez (-) Berni (5) Jiménez (2) Garbajosa (12) Pau Gasol (26) Mumbrú (12) Calderón (15) Cabezas (5) Rudy (7) Reyes (9) y Marc Gasol (6).

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos