Escrito por

El Barcelona perdió su última oportunidad

Ya lo dije hace unos días. Es peligroso jugarse todo a una última carta, aunque no tengas otra opción. La Liga para el Barcelona era imposible, pero no matemáticamente imposible, y la tiraron por la borda ante el Deportivo.

 

Quisieron centrarse en la Champions dejando el camino libre al Real Madrid para ganar el título (que puede ganarlo esta semana mismo), dando una pésima imagen, bajando los brazos ante la adversidad y desechando el espíritu deportivo que jura no rendirse hasta el último momento.

Y lo cierto es que el experimento no salió bien por muy poco. Por un golazo de Scholes en el minuto quince de partido que luego se convertiría en el definitivo. El gol que acabó con el sueño blaugrana y que deja al equipo en una crisis (aunque por resultados tampoco es extremadamente alarmante) en la que van a rodar cabezas para sacarla adelante, como siempre pasa en estos casos.

Ronaldinho, Rijkaard, Deco… Muchos habitantes del club azulgrana tienen papeletas para salir del club tras una temporada en la que el Barcelona ha llegado a semifinales de la Copa del Rey, la Champions League y anda luchando por el segundo puesto en la Liga, meta que va a ser difícil alcanzar: el Villarreal no se lo va a poner fácil (recordemos que el Villarreal tiene incluso una remota posibildad de ganar la Liga).

Sin embargo, el alarmismo es lo que vende y el Barcelona se ve sumido en una profunda crisis en la que hay que tomar decisiones cruciales para seguir adelante. Para mí, crisis del Barcelona fue la que tuvo hace más o menos un lustro después de no ganar nada en cuatro años.

No habrá equipos “españoles” en la final de la Champions

El Spanish Liverpool también cayó eliminado en las semifinales de la Champions. La ida en Anfield Road concluyó en un empate a un gol que dejaba todo abierto para la vuelta en la ciudad londinense.

Al final del tiempo reglamentario se llegó con un empate a un gol que mandaba a los dos equipos a la prórroga. Extenuados todos, Lampard anotó otro tanto que luego remarcó Drogba con su segundo gol. A falta de cuatro minutos para el acabóse de la semifinal, Babel marcó un tanto para el Liverpool y hacía volver a soñar a los rojos, que no tuvieron tiempo para más y perdieron.

Fernando Torres marcó el primer gol del Liverpool. El resultado final fue de 3-2. Abramovich podrá por fin jugar una final de Liga de Campeones con el Chelsea, tras cinco años presidiendo al equipo.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos