Escrito por

Devin Harris hace que los aficionados de los Nets se olviden de Jason Kidd

El otro día si dio una importante cita en la cancha de los New Jersey Nets. El jugador que había llevado a la franquicia a sus más altos logros, Jason Kidd, volvía por primera vez desde que fue traspasado a Dallas Mavericks. Pero Devin Harris le aguó la fiesta.

harris-kidd121908

Devin Harris anotó 41 puntos y repartió 13 asistencias para que los aficionados de los Nets olvidaran la morriña respecto a un jugador que les llevó a dos Finales de la NBA consecutivas (unas contra San Antonio Spurs y otras contra Los Ángeles Lakers). New Jersey Nets ganó a Dallas Mavericks por 121-97. El público, cuando Devin Harris se sentó a falta de 2:11 para que concluyera el partido, demostró el cariño por su nuevo base.

"¡Gracias, Cuban!"

Refiriéndose a Mark Cuban, propietario de Dallas Mavericks, que canjeó a Devin Harris a cambio de Jason Kidd a mediados de la pasada temporada. Al comenzar la temporada, nadie daba un duro por estos Nets, que tienen una marca de 13-12.

Pero no hay que olvidar que Jason Kidd llevó a los Nets a sus mejores años. Cuando llegó a los Nets, a cambio de Stephon Marbury (que fue a Phoenix), los Nets pasaron de 26 a 52 victorias, logrando su primera participación en las Finales, arrasando a cualquier rival de la Conferencia Este. Un año después, repetirían éxito, pero volverían a perder contra el contrincante de la Conferencia Oeste.

En los 25 años anteriores, los Nets habían ganado sólo una ronda de playoffs. Con Jason Kidd en el equipo, ganaron 9.

"Empezamos desde cero y llegamos a lo más alto", dijo Byron Scott, entrenador de los Nets en los primeros años de Kidd (jugaría 6 y medio en la franquicia de New Jersey).

"Había mucha gente que dijo que esto no pasaría en New Jersey, que nunca les verías en el top de lo más selecto de la NBA y estar en posición de llegar a las Finales. Y hay una razón por la que pasó: Jason Kidd".

Devin Harris tiene todavía un largo camino por recorrer. Es mejor anotador que Jason Kidd, de eso no hay duda, pero aun le queda mucho para recrear la magia que el base de Oakland trajo a la ciudad de New Jersey cuando llegó.

Pero es posible que llegue.

Fuente | NBA