Escrito por

Chile 1962, la fase final

El Mundial de Chile de 1962 se presentaba bastante “caliente”, pues los países europeos se habían quejado largamente de que la organización hubiera recaído en el país andino, del que consideraban que no reunía los requisitos mínimos necesarios para cumplir con el evento. Los estadios eran malos, el ambiente era deprimente (tal y como lo calificó un reputado periodista deportivo italiano), las comunicaciones nulas y la recepción nada amistosa.

 

Chile, anfitriones de 1962

Porque nada tenemos, todo lo haremos“, fue la frase que, pronunciada por Carlos Dittborn, el principal impulsor de que el Mundial acabara en Chile, hizo que el evento futbolístico saliera adelante. Todo el país se unió bajo esa simple frase con el afán de demostrar a Europa la capacidad de lucha que tenían. Y, efectivamente, lo hicieron, pero eso no consiguió que las relaciones entre chilenos y europeos se aliviaran. Fue lo que hizo que el Mundial de Chile se convirtiera en el más duro de todos los mundiales que se ha disputado, hasta el punto de que algunos seleccionadores pidieron la vuelta a la responsabilidad deportiva, abogando por un Fair Play que parecía haberse perdido.

56 fueron los países que se inscribieron, nuevo récord, pero como en los últimos mundiales, sólo 16 pasaron a la fase final: 6 americanos y 10 europeos. De América participaron Brasil, Argentina, Uruguay, Chile, México y por primera vez, Colombia. De Europa acudieron España, Italia, Alemania Occidental, Checoslovaquia, Hungría, Bulgaria, Suiza, Inglaterra, la Unión Soviética y Yugoslavia.

Del primer grupo, formado por URSS, Yugoslavia, Uruguay y Colombia, sólo cabría destacar el emocionante partido que se jugó entre la URSS y los novatos de Colombia. Llegaron a ir perdiendo los colombianos por 4-1, y sin embargo, en pocos minutos, Colombia fue capaz de remontar el partido para acabar con 4-4. Lo curioso es que en la portería de la URSS jugaba el que muchos consideran mejor portero de la historia, Lev Yashin, la Araña Negra, que no tuvo aquel día su mejor partido. De aquel partido se recuerdan las palabras posteriores del árbitro del encuentro, húngaro de nacionalidad, que llegó a decir que odiaba profundamente a los rusos por la invasión de su país unos años antes. Las decisiones que tomó en aquel partido estuvieron claramente a favor de los colombianos.

En el partido URSS-Yugoslavia de aquel primer grupo ya se dio el primer enfrentamiento violento, cuando Mujic, sin valor por medio, le rompió la tibia y el peroné al defensa ruso Dubinski. aquel zaguero tuvo que retirarse del fútbol e incluso acabaron amputándole la pierna. Unos años después falleció por culpa de la complicación de las muchas operaciones que tuvieron que hacerle en la pierna. El resultado de aquel encuentro fue la de tres rusos gravemente heridos, uno de ellos se marchó con doce puntos de sutura, y dos yugoslavos lesionados, uno con el tabique nasal roto.

La segunda batalla campal se produjo en el grupo 2 en el que jugaban Chile, Italia, Suiza y Alemania Federal. Precisamente fueron Chile e Italia quienes organizaron toda una guerrilla sobre el césped producto de las críticas italianas hacia el país chileno. También aquí acabaron varios jugadores lesionados y expulsados. Entre ellos, otro con la nariz rota. aquel partido acabó con la victoria de Chile por 2-0.

En el grupo 3 se veían las caras Brasil, España, Checoslovaquia y México. Los españoles, a los que llamaban la ONU porque iban jugadores nacionalizados de varios países, fueron de sobrados, y tras ganar a México, el último partido lo jugaban contra Brasil, quien según el seleccionador español, Helenio Herrera, eran Pelé y 10 más. Pelé se había lesionado en el partido contra México y ya no volvió a jugar ni un sólo partido más en el Mundial, así que Helenio Herrera pensó que les ganarían sin problemas, con di Stéfano y Puskas en sus filas. HH reservó a varios de los titulares españoles, sin tener en cuenta que enfrente debutaba otro joven canarinho al que HH despreció: Amarildo. Él fue el autor de los dos goles que derrotaron a España y la dejaron fuera del Mundial.

En el grupo 4, con Argentina, Inglaterra, Hungría y Bulgaria sólo cabe destacar la nula actuación del seleccionado argentino en la que para muchos fue la más mala actuación de la albiceleste en todos los mundiales.

 Brasil 1962

Brasil, campeona del Mundo

Chile seguía su camino hacia la final cuando tras derrotar a la URSS por 2-1 se plantó en la semifinal que luego perdería contra Brasil por 4-2. De aquel partido se recuerda los comentariso postpartidos de la prensa chilena, quien irónicamente publicó el resultado como Subdesarrollados 2 Europeos 1 en clara alusión a las críticas recibidas desde el Viejo Continente. Yugoslavia, que era la gran favorita para jugar la final contra Brasil, cayó sorprendentemente ante Checoslovaquia en semifinales, después de haber eliminado nada más y nada menos que a Uruguay y a Alemania. El cuarto contendiente, Brasil, se plantó en semifinales gracias a Garrincha, un portento futbolístico que solito, y a pesar de la gran calidad de sus compañeros como Vavá, Didí, Amarildo o Djalma Santos, se hizo con el timón de la selección. Nadie pudo frenarlo y así Brasil dejó en la cuneta a Inglaterra y Chile hasta llegar a la final.

Minetras por el tercer y cuarto puesto Chile derrotó a Yugoslavia por 1-0, en la final se enfrentaban Brasil y Checoslovaquia. Era el 17 de junio de 1962, y la selección canarinha demostró su superioridad ganando la final por 3-1 con goles de Amarildo, Zito y Vavá, que se convertía en el primer jugador en marcar en dos finales de un Mundial.

loadInifniteAdd(44636);