Escrito por Tendenzias

Actividades acuáticas: El Buceo

Si bien ayer os hablamos del Snorkeling como una de las actividades acuáticas más sencillas y divertidas de practicar, hoy le toca el turno al bueco, actividad tal vez más complicada y que evidentemente requiere de un buen equipo para poder practicarlo y sobretodo disfrutarlo.

El buceo, en realidad es una sencilla actividad acuática que consiste en sumergirse en el agua ya sea para investigar, para disfrutar del paisaje marino e incluso para practicar algún deporte.

Aunque ya hemos dicho anteriormente que hace falta un buen equipo para poder practicar el buceo, lo cierto es que tenemos que matizar y si bien es evidente que nos hará falta dicho equipo si nuestra intención es la de sumergirnos en grandes profundidades, no lo será cuando lo único que deseemos sea estar un rato debajo del agua.

Es por ello que existe un tipo de buceo, llamado libre o de pulmón y que de un modo sencillo puede practicar cualquiera. En cuanto al buceo con equipo hay que decir que lo más normal es que se practique con una botella de oxigeno que nos permitirá respirar debajo del agua aunque en ocasiones y dependiendo de las situaciones se puede practicar con escafranda autónoma o como también se le conoce buceo SCUBA (acrónimo inglés de Self Contained Underwater Breathing Aparatus).

Este tipo de buceo es mucho más aparatoso que el básico ya que además del tipico traje, así como las gafas, aletas y la botella de oxígeno nos obligará a llevar, una botella de almacenamiento del aire, un arnés, un mecanismo de flotabilidad (que está integrado en el chaleco del arnés), un sistema de válvulas, un sistema de lastre, tubos y boquilla (s) que conforman lo que se denomina regulador en su forma más básica; además de una serie de relojes que nos permitan saber a cuanta profundidad estamos.

Lo cierto es que el tipo SCUBA es practicado por profesionales que se dedican al buceo ya sea por su trabajo con el estudio del reino marino y que hay que estar muy preparado para ser capaz de llegar a practicarlo.

Nosotros de momento nos quedaremos con lo básico y que siempre es bastante divertido de practicar por lo que si todavía no has buceado nunca, no lo dudes, apuntate a un cursillo, dejate guiar por un monitor y descubrirás la belleza que se oculta debajo del mar…